Domingo astromántico

10:31

Ni es domingo ni tenía planeado volver al blog antes de abril... pero improvisar siempre mola, y más si es con fotichuelas de Kevin. Marzo está siendo un mes tremendamente caótico porque entre clases, trabajos, prácticas y exámenes apenas puedo sacar una horita o dos al día para mí. Las dos últimas semanas han sido especialmente duras, pero ¡es viernes! Y, mejor todavía, ¡huele a vacaciones! Este fin de semana por fin voy a poder disfrutar de un merecido descanso que compense la de horas que he invertido últimamente en memorizar cosas que no tienen ningún sentido. Pero ahora no vengo a hablar de este domingo, sino del domingo pasado. El fin de semana pasado no salí de casa; estuve estudiando para un examen que hice el miércoles, pero el domingo, bien entrada la tarde, se alinearon los astros y decidí que merecía vaguear; dejar de estudiar y disfrutar de los últimos resquicios de un finde que hasta entonces había sido más bien amargo. Así que hice albóndigas, remendé un pantalón que tenía roto, vi una película y leí.

Fue entonces, mientras estaba leyendo, cuando escuché a mi hermana hablar con Kevin en la cocina y sin dudarlo lo abrachuche y lo cogí para tenerlo en mi regazo mientras leía. Y así, de noche y con una luz que creía mierdosa para hacer fotos, dejé el libro y me dediqué a observar a mi bichín a través del objetivo de 50mm.

domingo-astromantico-fotografia-cobaya

Normalmente cuando quiero hacer fotos decentes de Kevin lo planeo todo al dedillo: el escenario, la luz, los accesorios. Esta vez no tenía más luz que la artificial que me proporcionaban la lámpara y el flexo de lectura, un escenario improvisado por mis piernas y una cobaya panchamente tumbada. Como tenía la cámara a mano, probé sin mucha esperanza a disparar un par de fotos y flipé. Vale que el 50mm sea perfecto para escenas con poca luz, pero nunca imaginé que pudiese sacar a un culo inquieto como Kevin con tanta nitidez dadas las circunstancias. Tampoco ayudaba el hecho de que apenas me pudiera mover y los pies se me empezasen a dormir y, pese a todo, aquí están, ¡las fotos más bonicas que tengo de mi criaturilla en lo que va de año!

Aquí va un pedacito de domingo para que lo disfrutes. Para mí, sin duda, fue el ratito más feliz de un fin de semana regulero en el que me enamoré todavía más de mi objetivo estrella y de Kevincito. Especial mención también a las hojas de alcachofa que se ofrecieron para ser devoradas por un pequeño salvaje y ayudaron a que el susodicho posase tranquilo 💛

fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin
fotografia-cobaya-kevin

💛

Cuéntame... ¿no te entran ganas de empezar a achucharlo y no parar nunca? ¡Feliz fin de semana!

PD: El título del post va por esa canción tan preciosa de Love of Lesbian –clic para escucharla y morir de amor– que empieza "Ya lo sé, otra vez ha sucedido, volaron los manteles y el domingo se hizo especial". No hay letra que encaje mejor en este post. Gracias Kevin por ponerle el broche de oro a un fin de semana que no llegaba ni al bronce.

32 comentarios

  1. ¡Qué ternura! Y mira qué es guapo Kevin. Yo también estoy flipando y he tenido que leer dos veces que las hiciste de noche, porque han quedado genial. ¡Like por la hojita de alcachofa y por estos grandes compañeros suaves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Son Los mejores compis ever! Me alegro de que te hayan gustado Zape, besotes ^^

      Eliminar
  2. ¡Hola! ^^
    Cualquiera diría que hiciste las fotos de noche, porque no lo parece. Se nota cuando una cámara es de calidad. Me encantan las entradas sobre Kevin, porque hacen que me acuerde de los dos hámsters que tuve hace años. La carita es igual de graciosa. Algún día pondré algunas fotos en el blog, aunque no serán de la misma calidad, porque mi cámara no es tan buena xD

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohh, ¡me encantaría ver fotos de tus hámsters! Y no infravalores a tu cámara... ¡algunas de las fotos que más me gustan las he hecho con el móvil! Siempre se pueden sacar cosas cucosas <3

      Eliminar
  3. Que guapísimo Kevin! La foto con el detalle del piececito me encanta. Unas fotos muy bonitas Elena, ni se nota que están hechas de noche por la cantidad de luz que hay y lo bien que han salido. A seguir fotografiando así de bonito.
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El piececito es de lo más adorable, y es genial saber que con la combinación del flexo más ese objetivo pueden salir fotos decentes... ¡ahora a experimentar con otras cosas que no sean Kevin! :P

      ¡Un besazo Irene!

      Eliminar
  4. Estan hermosas! Es achuchable.. una preciosura de animalito..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy achuchable! Gracias solete ^^

      Eliminar
  5. Pues para ser con luz de flexo han quedado geniales, ¡que guapo es Kevin!
    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebosa guapura por los cuatro costados :P ¡Un besote Mar!

      Eliminar
  6. Amo a Kevin, es tan regordete! Estos posts me dan ganas de achucharlo. Nadie diría que las fotos son en malas circunstancias fotográficas, están genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es achuchable... ¡y cuando está así de tranquilón y le salen lorzas por todos lados más! ^^

      Eliminar
  7. ¡Por favor! ¡Qué cosa más bonita y achuchable! Además es tan expresivo con las poses que parece salido de Zootropolis pero totalmente. Y comiendo es que es tan ÑAÑAÑAÑAÑA BONITO, de verdad. Me ha sacado una sonrisa durante toda la entrada así que me alegro de que hayas improvisado y, por cierto, pese a la luz artificial de una lámpara, ¡me flipa!

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohh, ¡me alegro de que te haya gustado el post! La verdad que, pese a ser luz artificial, es bastante blanca; creo que por eso es más parecida a la luz natural (:

      ¡Besotes de Kevin!

      Eliminar
  8. LA ÚLTIMA FOTO <3 me ha terminado de rematar. Qué ganas de achucharlo y adoro como los roedores comen, es que me hace una gracia... es monísimo. Me han parecido unas fotos súper espontáneas y llenas de amor y me encanta el nombre de Kevin ¡Le pega mucho!
    Los bichines están hechos para llenarnos de amor en domingos así.
    ¡Y tu edredón de flores es maravilloso!

    ¡Un besito grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy muy fan de ver comer a cualquier roedor, ¡mastican cual vacas y son súper graciosos! :D Los domingos son sin duda días para mimar, tanto a nosotras como a nuestros queriditos <3 Qué bien que te hayan gustado las fotos, el edredón también ayuda a que el escenario sea de lo más fotogénico (y que justo ese día llevaba un pijama bonito y claro, jajaja)

      ¡Un besazo Elena!

      Eliminar
  9. Estoy TAN enamorada de Kevin. PERO TAN. Hay una foto en la que sale con la boquita abierta que me ha hecho así como PAM en la patatona. Ay, qué bonito. Gracias por adelantar tu regreso por aquí con esta entrada improvisada. La vida improvisada es todavía más bonita. ¡Besitos a los dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la boquita abierta es difícil pillarlo, pero cuando salen fotos así siempre son de las más bonicas <3

      ¡Besotes pegajosetes de Kevin!

      Eliminar
  10. AY AY AY AY se le ve mas ancho que pancho!! Por favor, como madre de una cobaya muy inquieta y que odia las fotos, no puedo presumir tanto de Menta como me gustaria, pero alguna vez le dedicare alguna entrada. Desde la de "suavidad" me ganaste completamente. Un abrazo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¡y casi más ancho que largo! Estoy deseando ver algún post de Menta, por lo que he visto en IG es achuchable a más no poder *-*

      ¡Besotes Vir!

      Eliminar
  11. Qué fotos más chulas Elena. Viéndolas solo queda patente que me tengo que autoregalar este objetivo ya kakajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta (: Para tus fotos de repostería iría de perlas un 50 mm... ^^

      Eliminar
  12. Hola bonita!
    No había podido leer el post hasta ahora y me he vuelto a enamorar de tus fotos y de Kevin. Cada día me dan más ganas de tener una cobaya cuando le veo tan achuchable...si no fuera por que estoy de alquiler y al casero no le hace ninguna gracia me lo plantearía seriamente.
    Está bien descansar que sino el estudio no cunde y seguro que el exámen te salió de lujo finalmente.
    Por mi parte decirte que me he abierto un blog (todavía no sé como funciona blogger así que estoy investigando), pero a ver si le echo ganas y ya te comento más a menudo al tener el blog.
    Un beso, ¡me ha encantado leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Esther! Como te dije por Twitter, ¡qué genialoso que hayas decidido abrir un blog! Enseguida entraré a cotillear por allí, jijiji *-*

      Es una pena que no puedas tener bichines aunque sean pequeñajos, con el poco mal que dan. Pero bueno, ¡en otro momento será! (;

      ¡Besotes de mi parte y de Kevin!

      Eliminar
  13. Te han quedado unas fotos preciosas (no creo que sea cosa del objetivo, ¡es que tienes talentazo! y estoy flipando con lo enorme que está el bichejo Ö ¿No dejan nunca de crecer? Eso es que lo tenéis bien alimentado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, ¡gracias Tania! Me alegro de que te gusten :D Kevin se ha puesto grandote, sí, pero a sus casi dos año no creo que crezca más... aunque a mi me encantaría tenerlo enorme, jajaja

      ¡Un besote!

      Eliminar
  14. A mí es que esa rata me flipa. JAJAJAJA.
    Ya ya, me vas a decir, no es una rata mimimi. Es que llamo ratitas a todos los roedores.

    Me parecen súper ricos y monos, pero joe macho... Cuando se enfadan no hay quien los pare. Yo tuve dos hámsters. Los dos con muy mala hostia. Pero el mío, Mickey... Tenía paciencia hasta que ya se enfadaba del todo e iba a por ti.

    Y yo era pequeña, así que desde entonces prefiero gatos, que se les ve más venir.

    Kevin sin embargo parece tranquilito...

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ¡me parto con tu comentario Nerea! Yo hasta ahora la verdad que he tenido suerte con los roedores, tanto los hámsters que he tenido como Kevin han sido auténticos soletes. Eso sí, amigas mías tuvieron hámsters que eran la maldad personificada.

      ¡Un besazo bonica!

      Eliminar
  15. es tan cuqui y adorable! ^^

    ResponderEliminar
  16. ¡Es precioso Kevin! y tus fotos... ¡qué maravilla! Te han quedado preciosas, nadie diría lo del foco y la noche de no haberlo explicado tu. Y tus sábanas son preciosas jaja Los animalillos son geniales, le dan una chispa espontánea y tierna a la vida que los humanos no sabemos igualar.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te gusten! <3 Y qué cierto lo que dices de los animales... desde que tengo a Kevin no sé cómo podía antes vivir sin él ^^

      ¡Un besazo!

      Eliminar

Melituca utiliza cookies propias y de terceros para ayudarte en la navegación. Al entrar en esta web se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.
OK Más información